Pintar azulejos: ¡guía rápida para hacerlo fácilmente! | homify

Pintar azulejos: ¡guía rápida para hacerlo fácilmente!

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
eM diseño de interiores Bagno moderno
Loading admin actions …

Hacer del hogar un espacio cálido y acogedor es una tarea en la que la decoración juega un papel fundamental. Sin embargo, con el paso del tiempo, las modas cambian, lo mismo que los gustos o las necesidades y, lo que antaño constituía un escenario de película, puede perder esplendor y atractivo. Pintar azulejos es una fórmula perfecta para reinventar el diseño de estancias como el baño o la cocina sin tener que acometer grandes inversiones. Los esmaltes destinados a este propósito tienen unas características singulares que hacen de ellos la opción perfecta para soportar las condiciones particulares de unas habitaciones que acusan, especialmente, el uso y desgaste propios del paso del tiempo.

Aunque, a priori, el sistema puede llevar el sello inconfundible del mítico Do it yourself o, lo que es lo mismo, el hágalo usted mismo, contar con expertos para pintar azulejos de cocina y baño es la mejor garantía de éxito. Dado que el presupuesto a contemplar es considerablemente menor que en el caso de un cambio de revestimientos o una reforma integral, no está de más invertir en profesionales para ahorrar tiempo y energías así como para ganar en tranquilidad.

¿Estás decido a hacerlo tú mismo? Aquí tienes una guía rápida con todo lo que necesitas saber para pintar los azulejos.

​Tipos de pintura para azulejos

El punto de partida de cualquier proyecto que implique pintar azulejos, ya sea en la cocina o en el baño, tiene que ver con la elección  de la pintura. Más allá del color o el acabado y, aunque en líneas generales la mayoría de ellas comparten propiedades comunes en cuanto a adherencia o resistencia, conviene conocer las diferentes alternativas existentes en el mercado y elegir la más apropiada en cada caso.  Así, puede hablarse de dos tipos principales de pintura para azulejos: esmaltes sintéticos y acrílicos.

La diferencia principal tiene que ver con la base que unos y otros utilizan y es que, mientras que los primeros cuentan con una base de aceite, en el caso de la pintura de azulejos acrílica la misma es de agua. También en los acabados pueden apreciarse distinciones ya que, en el caso de los esmaltes sintéticos son más brillantes.  En términos de rendimiento, lo habitual es que en ambos casos la proporción sea de un litro para la horquilla de entre ocho y diez metros cuadrados, existiendo un abanico de precios medios de entre 20 y 40€ el litro.

​Ventajas e inconvenientes de la pintura de azulejos

Su fácil aplicación y precio, relativamente económico, son dos de los atractivos principales de la pintura para azulejos que, en cualquier caso, cuenta con ventajas e inconvenientes. Sobre las primeras, cabe destacar su gran adherencia y uniformidad de acabados (disponibles en mate, brillo o satinado). Además, son pinturas lavables, capaces de soportar las condiciones particulares de humedad propias del baño o la cocina que, en general, se aplican sin necesidad de imprimación previa y están disponibles en una amplia paleta cromática.

Uno de los principales inconvenientes de pintar azulejos con esmaltes sintéticos es que, dado que se limpian con aguarrás o disolvente, con el tiempo tienden a amarillear. Los tiempos de secado también pueden convertirse en un hándicap a la hora de aplicarlos o poder volver a hacer uso de las estancias revestidas de azulejo. En este sentido, las pinturas de azulejos con base de agua tardan más en secar que las acrílicas. Por otro lado, hay que tener cuidado con los productos a utilizar para la limpieza de estas superficies ya que un error en su elección puede hacer que la pintura se levante y haya que retocar las imperfecciones.

​¿Dónde aplicar pintura de azulejos?

Las paredes son una pieza clave dentro del diseño y la decoración de interiores y es que, más allá de su papel como elementos divisores de estancias, su aspecto puede transformar por completo la estética de una habitación. La introducción de nuevos revestimientos, la recuperación de otros que parecían haber caído en el olvido o la combinación de diferentes materiales ha enriquecido notablemente las posibilidades y, sin embargo, no ha restado un ápice de atractivo a la cerámica.

Siendo así no es de extrañar que pintar azulejos de cocina y baño sea lo más habitual ya que, una y otra estancia, han sido escenarios tradicionalmente revestidos con este material de gran resistencia. No obstante, en la actualidad, los diferentes tipos de pintura para azulejos disponen de versiones que pueden ser empleadas sobre muebles y encimeras aunque conviene consultar las indicaciones del fabricante.

Todo lo necesario

Contar con pintores profesionales supondrá el ahorro en la inversión en herramientas que, probablemente, no vuelvan a ser utilizadas o terminen por deteriorarse antes incluso de imaginar un nuevo proyecto. No obstante, si la idea es hacerlo uno mismo, en el presupuesto han de incluirse rodillos de pelo corto (al menos dos y, si es necesario alcanzar zonas elevadas, que sean extensibles), brocha o paletina para las zonas difíciles y esquinas, un recipiente o cubeta para el esmalte, la pintura de azulejos necesaria para la superficie a cubrir y elementos de protección tales como plásticos, cinta carrocera o guantes.

​Consejos básicos antes de empezar

Una vez analizadas los diferentes tipos de pintura para azulejos, elegido la que más se ajuste a las necesidades particulares de cada habitación y hecho acopio de los útiles necesarios es el momento de preparar la zona para transformar la estancia. Tanto si se trata de pintar los azulejos del baño como si el cambio de imagen tiene como escenario la cocina, hay que asegurarse de que la superficie está totalmente limpia. Cualquier impureza, por pequeña que sea, puede afear los resultados por lo que hay que limpiar en profundidad y comprobar que todo está seco antes de aplicar la pintura de azulejos.

Conviene, igualmente, preparar las herramientas a utilizar y, en el caso de brochas a estrenar, lavarlas y separar las cerdas con el fin de que no pierdan ninguna durante la aplicación del esmalte. Además, es necesario cubrir a conciencia con plástico o cinta carrocera cualquier elemento susceptible de sucumbir a salpicaduras o mancha, esto es, muebles, interruptores, ventanas o puertas…

​Cómo pintar azulejos paso a paso

La aplicación de la pintura para azulejos no resulta especialmente complicada aunque hay algunas recomendaciones básicas a tener en cuenta antes de ponerse manos a la obra. Para empezar, conviene que las primeras zonas a cubrir sean aquellas consideradas complicadas, esto es, las próximas a muebles, rodapiés, marcos.., continuando posteriormente por las áreas de fácil acceso. A la hora de pintar los azulejos es fundamental respetar los tiempos de secado tanto para el repintado como para la primera capa ya que, de lo contrario, los resultados pueden mostrar imperfecciones.  

Una manera original de añadir una impronta personal al conjunto es crear contrastes. Para conseguirlos pueden combinarse diferentes colores, aplicar patrones o, sencillamente, dejar las juntas en otro tono. Los profesionales son quienes mejor pueden asesorar al respecto de cuál es la mejor opción ofreciéndote alternativas de lo más original como este mural con rotulador cerámico. En homify encontrarás multitud de ejemplos de cómo transformar tu baño o cocina son sólo pintar los azulejos. ¿Listo para un paseo por la inspiración? ¡Contacta con nuestros profesionales!

House 1 Opera s.r.l. Camera da letto rurale

Hai bisogno di aiuto con il progetto della tua casa?
Contattaci!

Trova l’ispirazione giusta per la tua casa!